Novedades en packaging inteligente

El mundo del packaging se desarrolla a una velocidad increíble. Las compañías invierten en investigación con el objetivo de conseguir envases inteligentes que consigan mayor resistencia del producto, que se pueda conservar por más tiempo y que ayuden a generar menos residuos.

La última de estas investigaciones nos lleva a Singapur. Un equipo de investigadores de la Universidad Nacional de este país ha conseguido un envase para alimentos ecológico y realizado a base de las cáscaras de los crustáceos. El nuevo producto que consigue duplicar la vida útil del producto, está hecho a base de semilla de pomelo y quitosano, un polímero natural que se encuentra en los caparazones de los crustáceos. El quitosano es bio-compatible, no tóxico y biodegradable. A estas propiedades se unen las que poseen las semillas de pomelo que son antibacterianas, fungicidas y anti-virales.

packaging-inteligentes

El experimento se ha llevado a cabo con trozos de pan. Los resultados han comprobado que el nuevo envase retrasa el crecimiento de los hongos y dobla el tiempo de conservación del producto, lo que supone una reducción importante de productos químicos y de generación de residuos.

Tecnología aplicada a la publicidad

Pero las últimas tecnologías del packaging no sólo buscan mejores condiciones de conservación, también pretenden hacer llegar al público la experiencia que transmite el producto. Es lo que ha conseguido la empresa portuguesa de creativos Jack the maker que, junto con la empresa polaca Mila, ha creado un envase de pescado congelado que trasmite la sensación de recién salido del mar. A través de un dispositivo wifi que se activa a la llegada del usuario, la caja tiembla como si la caballa o la dorada estuvieran recién pescadas

Un recurso publicitario que evita la palabra fresco, pues la transmite con la experiencia del usuario.

fescado-fresco-2

pescado-fresco-packaging

No es el único envase inteligente que han diseñado estos creativos responsables también de campañas tan efectivas como la botella de yogur líquido que permite, a través de un dispositivo de bluetooth conectar el tapón con el móvil y hacer fotos a distancia. Tecnología aplicada al envase, publicidad efectista que busca ofrecer experiencias únicas al usuario.

envase inteligente-mc-donalds

Otro de los ejemplos de packaging inteligente lo puso en marcha Mc Donald’s en Suecia. Para celebrar la semana blanca de este país, la compañía de comida rápida repartió 3.500 cajas de happy meal con realidad virtual. Una vez consumido el producto, la caja tenía una doble vida: se convierten en unas gafas felices. El dispositivo funciona de la siguiente manera: a través de la inserción de unos objetivos VR  y el teléfono móvil, la gafas te permiten acceder a un juego de esquí ideado para los niños. La campaña ha dado la vuelta al mundo y ha conseguido reafirmar esta marca en el público infantil de este país.

Productos con doble vida.

La idea tradicional del envase es la de una protección para que un producto pueda ser distribuido y conservado. Pero dar nueva vida a un envase también es posible y muchas empresas apuestan por esta fórmula ecológica que consiga alargar la vida del packaging y generar menos residuos. Cajas de fruta que se convierten en semilleros o sobres de sopa convertidos en taza son algunos ejemplos de originalidad a la hora de crear y diseñar un envase.

envase de maggi taza

Es el ejemplo del camino responsable de una industria que busca soluciones para dar vida útil a sus envases.